Conoce a Bebe

Tras casi cuatro años de silencio, Bebe vuelve en 2014 al estudio para grabar sus nuevas composiciones de la mano de Carlos Jean, el productor de sus dos primeros álbumes. El resultado es Cambio de piel, un reencuentro con la mejor Bebe, creativa e íntima, sensual y sincera.  Cuatro años de vivencias, ordenando su vida, escribiendo y componiendo, para ofrecernos la mejor colección de canciones imaginables.

Cambio de piel nace tras un largo periodo de descanso y reflexión. Sin renunciar a nada, Bebe se reinventa en su cuarto álbum recuperando la esencia de lo que un día le valió ser toda una revelación de la música popular. El año de trabajo junto a Carlos Jean la ha llevado a grabar el que será el disco de su consagración, un trabajo muy personal, fruto de múltiples experiencias, en el que la poesía de la vida se da cita con su inconfundible voz.

Las canciones de Cambio de piel hablan de vivencias, letras que describen cada momento de la vida de la artista, sentimientos, relaciones con personas cercanas, amores, desamores y, también, cómo no, su hija.

BEBESin duda el momento emocional actual de Bebe como cantante y compositora se entiende con la llegada de Candela, una hija que le ha aportado ilusión y felicidad, la luz que todos necesitamos. Incluso llega a parecer que Bebe hace un pequeño strip-tease emocional en cada canción de Cambio de piel. “Es muy terapéutico para mí poder hacer eso, expresarme de esta manera es curativo, pero expulsar todos esos sentimientos también es muy hermoso. Tomar distancia de las canciones me sirve igualmente para reflexionar. Escribir, aunque sólo sea para uno mismo, es muy sano a nivel íntimo. Y, en mi caso, los estados de ánimo tienen una gran influencia a la hora de escribir las letras”.

Carlos y Bebe, con absoluta libertad creativa, se pusieron manos a la obra hace aproximadamente un año, filtrando las composiciones, puliendo las maquetas hasta tener confeccionada la lista de canciones que entrarían en el disco. El trabajo se hizo en el estudio de Carlos Jean consiguiendo que la conexión entre artista y productor fuera perfecta. “Me encontré muy a gusto durante la preparación y grabación del disco. Profesionalmente estoy en un momento muy bonito, con experiencia y recorrido acumulado, pero con el sentimiento una vez más de estar empezando de cero.

En los últimos años de mi vida han pasado muchas cosas. En lo profesional ha habido un cambio de discográfica, que trajo un cambio de entorno que asumí sin dramatismo, positivamente, porque esos cambios a veces son necesarios. Reinventarse es muy positivo”.

La primera impresión al escuchar Cambio de piel es la de encontrarnos ante una colección de títulos autobiográficos, canciones muy hondas, unas introspectivas, a veces tremendamente desgarradas, y otras optimistas y felices, pero siempre reflexiones muy personales. En cuanto a instrumentación, destaca especialmente la omnipresencia del piano en casi todos los temas: “Era un deseo personal mío.

Algunas palabras se repiten a lo largo del disco, por ejemplo piel y corazón. “Son repeticiones no buscadas. Salen así. Incluso piel vuelve a estar en el título del disco. Bebe suele ser muy explicita y mostrarse sin dobleces en sus canciones. Cambio de piel no es una excepción. La Bebe más íntima es la que aparece en cada una de las canciones de Cambio de piel, una Bebe para escuchar en la proximidad. “Yo creo que he sido una cantante bastante cercana e íntima en todos mis discos. Pero en esta ocasión creo haber hecho un disco más hondo aún. De hecho, he imaginado las primeras presentaciones de Cambio de piel en lugares pequeños, en teatros y sitios así. Los sonidos de estas canciones necesitan de cierta intimidad. En general me gusta la intimidad y esta vez quisiera que la gente estuviera sentada para escucharlo”.

“Gracias a la vida por darme una nueva oportunidad” es una frase incluida en los créditos del disco y que resume muchas cosas. En esa frase algo enigmática se esconden emociones muy personales e íntimas de Bebe. “Por muchas razones pienso que soy muy afortunada de poder hacer lo que estoy haciendo, reinventándome una vez más. Cada día que amanece es una nueva oportunidad. Seguir trabajando en lo que me gusta y conseguir hacer de este medio de expresión un oficio, es una nueva oportunidad. Y levantarme cada mañana y ver los ojos de mi hija es una suerte. Creo que siempre hay que darle gracias a la vida. Hoy doy gracias por haber podido hacer otro disco, haber podido trabajar nuevamente con Carlos Jean y haber conseguido estos resultados. Doy gracias a la vida por tantas cosas…”.

Vale la pena escuchar a Bebe con las letras de las canciones a mano. Es seguramente la manera más directa de sumergirse en su universo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR